De la muerte de 140 mujeres trabajadoras al Día de la Mujer
obreras

Cada 8 de marzo se celebra en el mundo el Día Internacional de la Mujer, pero esta particular conmemoración, hoy en día festiva, tiene un germen trágico y está manchada con sangre.

Corría el 8 de marzo de 1857, cuando las trabajadoras de una textil de Nueva Yorkdecidieron luchar una vez más por la igualdad de géneros.

Con el propósito de exigirle a sus empleadores mejoras en sus condiciones laborales, se declararon en huelga y salieron a protestar por las calles de la ciudad de los rascacielos.

La manifestación motivó a otras funcionarias de textiles a seguir el ejemplo, pero un trágico hecho empañó este nuevo capítulo de lucha por la igualdad de géneros.

En la textil de Sirtwoot Cotton, 140 mujeres huelguistas fallecieron calcinadas por un voraz incendio, que fue atribuido al dueño de la fábrica de textiles.

De esa jornada salió también la idea de asociar el color morado con los movimientos de liberación femenina, ya que se dice que las telas con las que estaban trabajando tenían ese. Otras versiones aseguran que el humo que provocó el incendio y pudo verse a kilómetros de distancia tenía ese color o que, incluso, fue el color con que se tiñeron los tejidos con la sangre de las trabajadoras muertas. El caso es que el reivindicativo color perdura hasta hoy.

Hace mas de un siglo, en 1910, mientras se celebraba la Segunda Conferencia Internacional de Mujeres Trabajadoras en Copenhague, Dinamarca, más de 100 mujeres declararon el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, pero la ONU no se animó a seguir el ejemplo hasta 1977.


¡Feliz Día de la Mujer!


Seguinos!

Lee nuestras últimas noticias en las redes sociales!